Paridera de Bernazal
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
Email
WhatsApp

Travesía desde el campo de Golf Guara, Pico Gratal, embalse de Arguis.

Golf Guara, Pico Gratal, embalse de  Arguis.

Hoy visitamos Gratal, para unos Peña Gratal y para otros Pico Gratal, en realidad es lo mismo.

En esta ocasión nos desplazamos con dos vehículos, uno lo dejamos en la parte trasera del Golf de Guara y el otro en Argüis, en la sección como llegar, lo encontrareis. Vamos allá.

Partimos desde la parte trasera del golf de Guara donde dejamos uno de nuestros coches, y desde donde sale una pista en dirección oeste, pista que tomaremos y continuaremos por ella en dirección oeste hasta que pasemos una pista que viene desde la población de Lierta, por nuestra izquierda, poco después nos desviamos por la pista que sale a nuestra derecha para pasar por el lateral de la Paridera de Bernazal, y continuar pista arriba.

Tras pasar una curva de unos 180 grados a la derecha, observamos marcada con un hito , la senda que nos lleva rodeando el Tozal Chico, en dirección a Gratal, que lo tenemos justo en frente. La senda gira a la derecha tras pasar el Tozal Chico, de forma que ahora llevamos a Gratal a nuestra izquierda, y la continuamos rodeando por la pista a la que hemos salido. Poco después nos salimos de la pista por un sendero, no muy bien marcado que lo que va a hacer es acortar el camino que nos lleva al collado norte de Gratal, desde donde sale el único y empinado sendero que nos llevará a la cima.

Desde la cima podemos obtener unas buenas vistas de toda la Hoya de Huesca, y de buena parte del pirineo.

Partimos hacia Arguis

El descenso lo efectuamos por el mismo camino, solo que esta vez continuamos hacia el norte por la senda que sale casi frente a la de subida y que nos llevará acortando por la pista, hasta que tenemos de referencia los tubos amarillos de venteo del gaseoducto que por allí pasa, en ese momento seguiremos el gaseoducto casi en línea recta hasta la pista que va desde Arguis a los pozos de hielo de Las Calmas. Una vez que salimos del sendero, tomamos la pista a la izquierda en sentido descendente y continuaremos recto por  ella hasta llegar al embalse de Arguis, lugar en donde termina nuestra ruta y en donde tenemos aparcado nuestro segundo vehículo.

¿Te ha gustado la entrada?

Suscríbete gratuitamente, y recibe las últimas novedades del blog para aprovecharlo al máximo.

Información y datos del recorrido:

Hora Inicio: 09:34

Hora Fin: 14:04

Distancia recorrida: 13 km.

Camino: Senda y Pista.

Época del año recomendada: Primavera y otoño.

Tiempo invertido: 04:29 horas

Velocidad media: 2,88 km/h

Altura Mínima: 752 m.

Altura Máxima: 1565 m.

Ganancia Altitud: 745 m.

Pérdida Altitud: -727 m.

Historias del Pico Gratal.

De la mano de Rafael Andolz, del que tras terminar esta introducción haremos una breve reseña,  conocemos la bonita leyenda de Gratal y Gabardiella.

Nacido en Jaca el 23-XI-1926 , falleció en Huesca, 9-X-1998. Sacerdote, lexicógrafo y escritor. Profesor de Religión en el Instituto de Bachillerato «Ramón y Cajal» de Huesca hasta su jubilación en 1988, y animador de grupos juveniles. Filólogo, traductor y profesor de idiomas. Miembro del Consello d´a Fabla Aragonesa , y del Instituto Aragonés de Antropología.

La leyenda de Gratal y Gabardiella.

“Gabardón tenía dos hijas, orgullo de su vejez: Gabarda y Gabardiella. Los tres vivían felices en su palacio de cristal, asomados a la vitalidad del Valle del Ara y de la Guarguera. Allá abajo los pueblecicos parecían rebaños de corderos pastando por sus prados. Más lejos, los picos del Pirineo se asomaban al mismo espectáculo y las nubes blanquísimas eran como pañuelos que se agitaban saludándolos desde la lejanía. El mundo estaba bien hecho.

El sueño de Gabarda

Gabarda, la hija mayor, soñaba con correr mundo y conocer los horizontes infinitos de la tierra baja en donde ninguna montaña se interpone a la vista hasta donde alcanza la mirada. Y a esas llanuras de los Monegros quiso marchar y allá fue con la bendición de su padre. Allí se casó y allí vive feliz en el campo de Grañén. Preside los inmensos trigales, verdes en primavera, amarillos en verano, salpicados de amapolas.

Gabardiella, la pequeña y revoltosa Gabardiella, había salido a su padre. Amaba los riscos y las breñas de la montaña, las cascadas de los ríos que se despeñan desde lo alto, las nieves eternas, los ibones y lagos, los bosques impenetrables, las praderías siempre de color esmeralda. Sí, era montañesa: había salido a su padre.

Su amor, Gratal

Un día conoció al altanero y gallardo Gratal y se enamoró locamente de él. Las boiras de la mañana eran sus mensajes encendidos que corrían a engancharse entre las rocas de su cima. Gabardiella se pasaba los días y las noches suspirando. Tanto, que Gabardón tuvo que notarlo:

– ¿Qué te pasa, mi pequeña Gabardiella?

Ella, ligeramente ruborosa y entrecortada lanzó un profundo suspiro y confesó:

– Suspiro por un pico maravilloso.

– Algo de eso estaba yo imaginando. Y es natural, hija mía, ya no eres una niña. ¿Y quién es ese feliz caballero que merece tus suspiros?

– Míralo, papá: allí enfrente está; es Gratal, el más hermoso monte de la Sierra.

– ¿Has dicho Gratal? ¡Si es el más pobretón de todos los picos que se conocen! Todo él es maleza, carrascales, pedruscones y algún pino escuchimizado: esos son sus tesoros. No tiene bosques, no tiene flores, ni siquiera tiene pueblos.

– Me gusta tal y como es y lo quiero.

– No, Olvídate de él. Encontraremos otros muchos con mejor fortuna y que valen más la pena. Nunca consentiré en ese amor tuyo tan loco.

La testarudez de Gabardón

Y nada pudo vencer la testarudez de Gabardón. Ni siquiera le conmovió la languidez de su hija que nunca ya volvió a asomarse a la Guarguera ni al reidor valle del Ara y menos aún a los remotos montes que seguían agitando sus pañuelos en la lejanía…”

“…Quien no se resignaba era Gratal. Quería de corazón a Gabardiella y lo intentó todo. Visitó al viejo Gabardón para explicarle que el amor era más importante que las riquezas, pero ni le dejó hablar. Lo echó a cajas destempladas. Buscó la intercesión de Sevil, pero de nada le valió. Por fín se decidió a raptar a Gabardiella. Nada podía frenar su amor correspondido.

La huida

Urdieron juntos sus planes y en un atardecer tormentoso, cuando todas las montañas se afanaban por encender sus chispas y fabricar sus truenos, Gabardiella huyó de casa en busca de Gratal. Es verdad que tenía que atravesar el Guarga, desbordado en terrible riada, esquivar Aineto y Lastanosa, cruzar el vallón de Nocito… pero la ilusión era más fuerte y apagaba sus temores. Sabía además, y esto le daba inusitada fuerza que en aquellos momentos su amado también corría hacia ella.

Dicen que un pastor, (ellos se enteran de todo), dio la noticia a Gabardón. Pero el pobre viejo, con sus achaques, ya no estaba para echar a correr detrás de su díscola hija. En su amargura pidió ayuda al poderoso Guara.

El gigantón amigo acudió eructando amenazas. Guara se abalanzó implacable sobre los dos amantes que por fin se habían encontrado y los separó de un manotazo revolcándolos por tierra. Con un tajo de su clava partió en dos la montaña de roca y el Flumen comenzó a correr con la Foz de Salto de Roldán recién nacido.

La separación

Gratal y Gabardiella, quedaron separados para siempre, condenados a mirarse cara a cara sin poder ya juntarse jamás.

Pero Gabardiella seguía enamorada de Gratal. Llorando todas las tardes un amor imposible: las fuentecillas del Guatizalema son precisamente las lágrimas de Gabardiella.

Era mucho pedir que el orgulloso Gratal se resignara ante el injusto castigo de Gabardón y menos aún al abuso del gigante Guara.

Al principio rumiaba su dolor en silencio. Más tarde, el dolor de la separación definitiva, irremediablemente, cedió paso al rencor y el rencor al odio más enconado y al anhelo de venganza. Era más pequeño que Guara y se sabía menos fuerte, pero siempre había sido luchador.

Y una noche, cuando el coloso de la sierra descansaba se acercó clavándole el picacho en sus entrañas que saltaron salpicando la montaña ladera abajo y formando las Pedreras.”

Fuentes:
http://maiteymarimar.blogspot.com.es
http://www.enciclopedia-aragonesa.com

Vídeo presentación de imágenes de la ruta

Imágenes y descargas de Villanúa al refugio de la Trapa

Gráfica-gratal

Gráfica altitud / distancia

Pulsa sobre la imagen para verla con más detalle.

Track.

Track de la ruta, golf Guara, Pico Gratal, embalse de Arguis.

Pulsa sobre la imagen para verla con más detalle.

¿Te ha gustado la entrada?

Suscríbete gratuitamente, y recibe las últimas novedades del blog para aprovecharlo al máximo.

Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
Email
WhatsApp

Deja un comentario