El puente de San Miguel

El puente de San Miguel de Jaca.

El puente de San Miguel es uno de los escasos puentes medievales que se conservan en el Pirineo Aragonés.

Por su monumentalidad, ubicación estratégica y buen estado de conservación, el puente de San Miguel, resulta ser una de las obras hidráulicas más significativas del Alto Aragón.

Peña Oroel desde el Puente de San Miguel.

Historia del Puente de San Miguel.

A pesar de que se desconoce la fecha exacta de su construcción, suele aceptarse que, por su aspecto y estructura, el puente es de época bajo medieval, situada en torno al Siglo XV, aunque algunos autores proponen adelantar su cronología.

El Puente de San Miguel de Jaca, fue declarado Monumento Histórico-Artístico, mediante Decreto de 27 de septiembre de 1943 del Ministerio de Educación Nacional, publicado en el Boletín Oficial del Estado el 10 de octubre de 1943.

En la década de 1950, fue afianzado por el arquitecto Miguel Fisac. Recientemente, entre los años 2.002 y 2.003 se procedió a una nueva reparación, procediendo sobre estribos, limpiando y revistiendo grietas en el arco mayor así como reparando lienzos de paramento y restituyendo hiladas de sillar descompuesto.

El puente de San Miguel se levantó en una época de libertad en cuanto a la construcción de puentes se refiere, ya que eran principalmente los burgos quienes decidían la necesidad de su construcción.

Tipo de Construcción

La introducción del arco apuntado aportó más posibilidades geométricas al constructor medieval frente a sus predecesores romanos.

Río Aragón, Puente San Miguel.

La plasticidad geométrica del diseño ojival, supone que las bóvedas pueden arrancar de la misma base de las pilastras, lo que aporta una mejora muy importante para su estabilidad.

El puente de San Miguel, presenta un alzado asimétrico, al apoyar directamente sobre la orilla derecha, más alta y sólida, mientras en la izquierda, más baja, descansa directamente en la propia terraza fluvial.

Muestra un perfil a doble vertiente propio de los puentes medievales, y un arco central apuntado con rosca de sillería con dovelas limpiamente orientadas,  que salva el cauce principal.

Río Aragón y Peña Oroel

Otros dos arcos más pequeños, funcionan como aliviaderos en caso de avenidas. Su estructura se refuerza mediante dos tajamares situados entre los arcos.

Para finalizar, el conjunto se remata con un suave lomo de asno.

El puente mide 96 metros de longitud, y la flecha de su arco principal alcanza los 17 metros de altura.

Fuente: www.jaca.es

¿Te ha gustado la entrada?

Suscríbete gratuitamente, y recibe las últimas novedades del blog para aprovecharlo al máximo.

Fotos del Puente de San Miguel de Jaca

Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
Email
WhatsApp

Deja un comentario